Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades neurodegenerativas constituyen un grupo diverso de enfermedades que afectan al sistema nervioso central (SNC) y se caracterizan por la pérdida de neuronas, que son las células del sistema nervioso, de forma progresiva en áreas concretas cerebrales o que son responsables de funciones como el lenguaje, el movimiento, etc.


De acuerdo con el National Institute of Neurological Disorder and Stroke Study (NINDSS) hay más de 600 Enfermedades Neurodegenerativas, entre las que destacan, entre otras, por su prevalencia y gravedad, la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson.


Las enfermedades neurodegenerativas pueden ser hereditarias o adquiridas.


La esclerosis múltiple comparte con las enfermedades neurodegenerativas, elementos comunes en su abordaje: origen multifactorial, causa desconocida, ausencia de un test diagnóstico específico, síntomas iniciales inespecíficos con múltiples formas de presentación, impacto emocional del diagnóstico para la persona afectada de una enfermedad neurodegenerativa y su familia, pérdida de autonomía (con diferentes grados de discapacidad), afectación de la calidad de vida y necesidad de recursos sanitarios y sociales a lo largo de su evolución.


En muchas de estas enfermedades se produce una acumulación de proteínas que se depositan en las neuronas, produciendo la muerte celular en determinados territorios del sistema nervioso.


Los síntomas que aparecen son diferentes en función de las áreas afectadas del sistema nervioso, en cada enfermedad.


Se caracterizan por alterar el funcionamiento cognitivo, emocional y conductual de las personas afectadas.


Volver a la página «Qué son las enfermedades neurodegenerativas»