La enfermedad de Parkinson se produce por la destrucción de un tipo de neuronas. Los síntomas aparecen progresivamente y se caracterizan por la falta de coordinación de los movimientos: aparece temblor de reposo en una mano o pierna, rigidez, la cara pierde su expresión, los movimientos se vuelven lentos, aparecen trastornos de la marcha (caminan encorvados, con pasos cortos, se quedan bloqueados), etc.


Más información