La demencia es un conjunto de signos o síntomas caracterizado una pérdida de las capacidades de la persona en el que se ven afectados generalmente la memoria, el razonamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la función ejecutiva, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio de la realidad.

 

Este deterioro de las funciones cognitivas puede ir acompañado y en ocasiones precedido, de una alteración del control emocional, del comportamiento social o de la motivación. Sin embargo, el nivel de conciencia permanece intacto.

 

La enfermedad reduce de forma significativa la autonomía funcional de la persona para sus actividades familiares, laborales o sociales.

 

Según diferentes estudios la prevalencia está alrededor del 10% en personas mayores. Sin embargo, una investigación reciente de la Red Centinela de Castilla y León estimó en nuestra Comunidad Autónoma una prevalencia de deterioro cognitivo en mayores de 65 años del 17,1%.

 

Las personas con más años tienen más probabilidad de tener demencia, aunque hay que distinguirla del envejecimiento normal.

 

(Fuente: Claves para la detección y la intervención precoz de las demencias en atención primaria. Valladolid. Mayo 2018. Edita: Dirección General de Asistencia Sanitaria. Gerencia Regional de Salud).